Bella, la perra mayor de la duquesa de Alba, que estamos tratando con éxito para su dermatitis atópica, se ha hecho una herida en la córnea accidentalmente. Como siempre, optamos primero por las terapias naturales. La sesión de Acupuntura es suficiente para eliminar el intenso dolor que produce en el ojo la úlcera corneal, de modo que la perra se marcha de la consulta con los párpados abiertos. Al eliminar el espasmo muscular que mantenía el ojo cerrado cuando llegó, podemos ver con claridad el tamaño de la lesión (el halo verde en el ojo señala los bordes de la úlcera, pues se han administrado unas gotas de fluoresceína para hacer visible el tamaño completo de la herida). Ahora sólo queda administrar a diario unas gotas homeopáticas a base de Euphrasia para que la córnea cicatrice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


9 − = tres

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: