0

Urgencia cardiopulmonar

Vie enero, 2013 / / categorías: Casos clínicos /

Tara es una Yorkshire Terrier hembra de casi 12 años de edad que acude a la consulta en brazos de su dueña. La propietaria cuenta que la perra estaba tranquilamente durmiendo cuando se ha despertado de repente con un cuadro clínico que la ha asustado mucho:

- Rigidez del cuello (opistótonos) con ladeo de la cabeza hacia la derecha.

- Vértigo con incapacidad para deambular, caída y rodamiento sobre sí misma.

- Jadeo con boca abierta y lengua azul (cianosis).

- Incontinencia urinaria.

Al principio da la sensación de que existe una otitis interna en el oído derecho, tanto por los síntomas relacionados con la pérdida del equilibrio y la orientación como por el hecho de tener antecedentes de infección auditiva en el mismo lado. Pero Tara es cardiópata y la auscultación torácica no deja dudas de que está a punto de sufrir una parada cardiorrespiratoria por la taquicardia y la disnea con respiración rápida y superficial. La lengua está completamente azul y la sensación de ahogo es tan subjetiva para el animal como objetiva para nosotros.

No hay tiempo para pensar mucho y por eso elegimos el tratamiento más rápido en tener efecto: Acupuntura. ¿Por qué? Porque los puntos de Acupuntura producen una respuesta de curación como lo hacen los medicamentos de urgencias. Porque concemos muy bien la indicación y el efecto de cada uno de esos puntos. Porque tenemos puntos de urgencias en el cuerpo con la velocidad de acción del sistema nervioso, es decir, ¡ya! Y porque sabemos el punto que vamos a usar: 11P (punto 11 del meridiano de Pulmón). Éste es el punto Ting o “pozo de la energía” del Pulmón y, entre otras cosas, está indicado para tratar urgencias (nota: el otro punto urgencia del meridiano es el 6P).

Foto 1: localización del punto 11 de Pulmón (11P) y otros del meridiano.

Tomamos una aguja de calibre 0,20 x 13 mm (1/2 cun) y la insertamos en el borde ungueal medial del dedo 1º de una de las dos manos de la perra (ver foto 1 para localización), en este caso la izquierda porque nos coge más cómodos. El resultado es maravilloso. Lo primero que ocurre es que la perra se empieza a tranquilizar y luego, poco a poco, van desapareciendo todos los síntomas. A los pocos minutos ya no hay jadeos, la lengua recupera su color sonrosado, el cuello se endereza y Tara pude caminar sin caerse.

Aprovechamos ahora para terminar la exploración física que hemos dejado a medias por motivos evidentes. Comprobamos que no hay fiebre ni otitis y que el abdomen está blando, depresible y sin dolor. Pero descubrimos que tiene tos traqueal (traqueitis) al palpar la vía aérea a su paso por el cuello. Ahora que está estable podemos completar el tratamiento con una dosis de Homeopatía, usando un remedio que estimule la energía del Pulmón al igual que lo ha hecho la aguja. Así podremos tratar todos los síntomas que nos hemos encontrado, tos incluida. Por eso, de entre todos los medicamentos, escogemos Calcarea carbonica y lo damos a la 15 CH, preparando una 2ª dosis que se dará esta noche en casa.

Resumiendo, la terapia de principio a fin consiste en:

- Acupuntura: 11P izquierdo para la urgencia cardiorrespiratoria.

- Homeopatía: Calcarea carbonica 15 CH, 1 dosis en la consulta y otra en casa por la noche. Luego se prescribirá el mismo remedio a la potencia 30 CH como mantenimiento. La frecuencia de administración dependerá de la respuesta del animal, de modo que sólo se empezará con 1 dosis semanal.

- Otras medidas: evitar el estrés y la excitación emocional, pues pueden producir nuevas crisis. El ambiente tranquilo también es importante para los animales afectados del corazón, no sólo para las personas.

Foto 2: Tara durante la revisión a la mañana siguiente en Vetenatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


8 × nueve =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: