Archivos categoría: Materia médica homeopática

- Síntomas mentales: miedo, ansiedad e inquietud que se agudizan de noche y acompañan a los síntomas físicos, especialmente a la fiebre y los dolores. La excitación nerviosa puede acompañarse de irritabilidad y carácter violento, sobre todo cuando el trastorno es consecuencia de un susto, ya sea reciente o antiguo. Hay hipersensibilidad sensorial y se sobresalta por todo.

- Síntomas generales: trastornos agudos que aparecen por exposición a frío seco, viento, corrientes de aire o cambios bruscos de temperatura (de calor a frío), produciéndose fiebre debido al enfriamiento del cuerpo por supresión del sudor después de que el paciente se haya acalorado. Una vez que se produce la transpiración, el remedio deja de estar indicado. Al ser procesos inflamatorios agudos sin localización precisa, la circulación sanguínea está alterada y pueden producirse episodios de debilidad brusca e intensa por desmayos tras un susto o al cambiar de posición (levantarse tras estar acostado). La hipotensión hace que el pulso esté acelerado y se perciba con dificultad. Los trastornos de Aconitum se agravan o aparecen de noche, especialmente alrededor de la medianoche, y con el frío (hay gran tendencia a resfriarse). El paciente se siente mejor al aire libre y peor en una habitación calurosa.

- Deseos y aversiones: deseos de bebidas frías.

- Síntomas particulares: destacan los cambios vasculares de las distintas partes afectadas, produciéndose principalmente enrojecimiento salvo en la hipotensión porque cursa con palidez. El remedio tiene una acción marcada sobre el aparato circulatorio, el sistema nervioso central (comportamiento) y la termorregulación (fiebre).

- Complementarios: Arnica montana, Coffea cruda, Sulphur (indicado en los procesos crónicos de Aconitum).

- Vinculación a la Acupuntura: tonifica Pulmón en su función defensiva, pues la Wei Qi (energía de defensa exterior) es superada por factores patógenos exógenos (calor, viento y frío). Equilibra Corazón por estar afectados el Shen (espíritu, mente) y los vasos sanguíneos, así como Riñón debido a que el miedo (susto) y el frío son los factores causales principales de los trastornos para los que está indicado Aconitum. Por tanto, regula el nivel energético Shao-Yin. Debido a su inestabilidad, el desequilibrio del elemento Madera (H,VB) es secundario a la alteración de Pulmón (agente de control en el ciclo Ko), Riñón o Corazón (Madre e Hijo respectivamente en el ciclo Shen).

Foto: Aconitum napellus