Archivos categoría: Nutrición y Alimentación

0

Receta casera 2 para perros y gatos sanos

Mie 10 septiembre, 2014 / / categorías: Nutrición y Alimentación /

En esta segunda receta usaremos algunos ingredientes poco comunes o inusuales en la alimentación de perros y gatos, pero no por ello son menos importantes o nutritivos.

Ingredientes:

- 1 lata de carne de ternera Porta 21 de 400 gramos . Esta marca de comida para perros y gatos enlata carne destinada al consumo humano una vez hervida y conservada en gelatina. No se trata de un subproducto y al proceder de Alemania está libre de hormonas, químicos y medicamentos. Se puede sustituir por una bandeja de carne picada de ternera, pero no se debe olvidar que en España y otros países de la Unión Europea las carnes tienen restos de antibióticos y otras sustancias que pueden generar diversas reacciones en el cuerpo humano y animal.

- 2 huevos duros. Los huevos de producción ecológica rara vez causan intolerancias o alergias cuando se consumen.

- 2 vasos de arroz integral. Se prefiere al arroz blanco por no estar refinado. Los animales alérgicos al arroz no suelen presentar reacciones de hipersensibilidad cuando el producto es integral. Lo mismo ocurre con el resto de cereales.

- 1 bote de cristal pequeño de garbanzos.

- 1 berenjena.

- 4 dátiles. Dependiendo del tamaño de cada uno se pueden poner algunos más. No olvidar que sean dátiles al natural, pues también se venden acondicionados (con azúcar añadido).

- 2 cucharadas soperas de aceite de oliva. Aquí se ha utilizado aceite virgen sin filtrar por tener una calidad superior al virgen extra de supermercado, pero este último también sirve.

Preparación:

Hervir el arroz, la berenjena, los huevos y la carne (si es picada cruda), todo por separado. Recordar siempre que la cocción es sin sal y sólo con agua. La berenjena conviene trocearla primero para que se ablande más rápido. Enjuagar y escurrir los garbanzos para añadirlos en el bol con los ingredientes anteriores. Cortar los dátiles en trozos muy pequeños y echarlos con todo lo demás tal como están (no olvidar el hueso del interior). Añadir el aceite de oliva y remover bien todos los ingredientes hasta que queden mezclados.

Tiempo de elaboración:

40 minutos aproximadamente, que es el tiempo que suele tardar en cocerse el arroz integral. Los huevos hierven en 9 minutos y la carne picada se hace en el momento que se echa en el agua y se desmenuza con una cuchara de madera. La berenjena troceada también se ablanda muy rápido.

Rendimiento:

Con las proporciones de los ingredientes indicadas en la receta se puede alimentar a un animal de 5 Kg de peso durante 5-7 días tomando 2 raciones de comida diaria. Para animales de mayor tamaño se deberá incrementar la cantidad de cada uno de los ingredientes de manera proporcional (2 latas o bandejas de carne, 3-4 tazas de arroz, etc.).

Conservación:

Se recomienda preparar bolsas de papel transparente para congelar una vez que se conozca la cantidad de comida por ración, que suele ser a ojo usando el comedero habitual del perro o gato. La mezcla completa en el bol inicial resiste en la nevera durante varios días si se cubre con el mismo tipo de papel.

Advertencias:

No se deben usar sales, salsas ni especias, ni siquiera para hervir. Todos los ingredientes deben ser aceptados y tolerados por el animal. Algunos de ellos como las verduras pueden ser rechazados por su sabor o textura, recomendándose que se corten en pequeños trozos y se mezclen muy bien con el resto. Si el olor de algún producto produce el rechazo del alimento por parte del perro o gato conviene no añadirlo o bien sustituirlo por otro similiar. Ninguno de los ingredientes es tóxico en la cantidad indicada. En cualquier caso, si la mascota manifiesta algún síntoma como vómito, mal digestión con heces blandas o picor en la piel después de las comidas conviene identificar el ingrediente responsable y restringirlo.

¡Buen apetito para nuestros peludos!

0

Receta casera 1 para perros y gatos sanos

Mie 03 septiembre, 2014 / / categorías: Nutrición y Alimentación /

Inauguramos el recetario de dietas caseras para perros y gatos con esta primera fórmula sana y equilibrada.

Ingredientes:

- 1 bandeja con dos filetes de pescado emperador. Se puede sustituir por merluza.

- 1 taza grande de cous-cous (sémola de trigo). La taza se llena a la mitad con los granos secos y el producto rehidratado termina rellenando la taza entera.

- 1 bote de cristal pequeño de lentejas.

- 1 lata grande de guisantes.

- 1/4 de brócoli. Depende del tamaño de la verdura, pues hay piezas más grandes y más pequeñas.

- 1 trozo de manzana golden. Se cortará a cuadraditos y se añadirá a cada ración de comida y no en la mezcla final con todos los demás ingredientes para evitar su oxidación.

- 1 cucharilla para postre rasa de ajo en polvo. En este caso se ha usado Ajo-Pol (100% ajo en polvo), que es un producto para perros y gatos de la marca Anibio y está a la venta en Vetenatura.

- 2 cucharadas soperas de aceite de oliva. Aquí se ha utilizado aceite virgen sin filtrar por tener una calidad superior al virgen extra de supermercado, pero este último también sirve.

Preparación:

Hervir el pescado en un cazo con agua y luego escurrir, limpiar la piel y las espinas (si hubiera) y desmenuzar. Reconstituir con agua caliente el cous-cous directamente en la taza donde se ha vertido, debiendo llenarse hasta la mitad con los granos secos y echar agua hasta que la sémola de trigo quede cubierta como mucho un dedo. Luego se tapa la taza con un paño y se deja reposar para que el producto absorba toda el agua. Hervir también el brócoli ya cortado en trozos pequeños para que tarde menos en ablandarse. Lavar y/o escurrir las lentejas y los guisantes y mezclarlos en un bol grande con el pescado, el cous-cous y el brócoli. Espolvorear el ajo en polvo y añadir el aceite para remover el conjunto de todos los ingredientes. No olvidar que la manzana se debe añadir a cada ración de comida en el momento de servirla y no en el bol con los demás ingredientes, pues se oxidaría y estropearía la mezcla.

Tiempo de elaboración:

20 minutos aproximadamente, dependiendo del tiempo de cocción de los ingredientes hervidos. Las verduras siempre tardan más en hacerse, pero el truco de cortarlas antes de hervir acelera el proceso de preparación. El pescado tarda pocos minutos en estar listo.

Rendimiento:

Con las proporciones de los ingredientes indicadas en la receta se puede alimentar a un animal de 5 Kg de peso durante 5-7 días tomando 2 raciones de comida diaria. Para animales de mayor tamaño se deberá incrementar la cantidad de cada uno de los ingredientes de manera proporcional (2 bandejas de pescado, 2 tazas de cous-cous, etc.).

Conservación:

Se recomienda preparar bolsas de papel transparente para congelar una vez que se conozca la cantidad de comida por ración, que suele ser a ojo usando el comedero habitual del perro o gato. La mezcla completa en el bol inicial resiste en la nevera durante varios días si se cubre con el mismo tipo de papel.

Advertencias:

No se deben usar sales, salsas ni especias, ni siquiera para hervir. Todos los ingredientes deben ser aceptados y tolerados por el animal. Algunos de ellos como las verduras pueden ser rechazados por su sabor o textura, recomendándose que se corten en pequeños trozos y se mezclen muy bien con el resto. Si el olor de algún producto, como el ajo, produce el rechazo del alimento por parte del perro o gato conviene no añadirlo o bien sustituirlo por otro similiar. Ninguno de los ingredientes es tóxico en la cantidad indicada, ni siquiera el ajo que se ha incorporado en una dosis inferior a la señalada por el fabricante de Ajo-Pol Anibio. En cualquier caso, si la mascota manifiesta algún síntoma como vómito, mal digestión con heces blandas o picor en la piel después de las comidas conviene identificar el ingrediente responsable y restringirlo. La fruta pelada se oxida y no debe añadirse a la mezcla de ingredientes, sino que se incorporará en el plato del animal antes de servirlo.

¡Buen apetito para nuestros peludos!

0

Dietas caseras y naturales para perros y gatos

Mar 02 septiembre, 2014 / / categorías: Nutrición y Alimentación /

La Nutrición de una mascota debe basarse en una alimentación sana y equilibrada. Esta afirmación es muy genérica y precisa detallar qué es sano y equilibrado para un perro o un gato. De lo contrario, cualquiera podría afirmar que ese alimento óptimo e idóneo sería el pienso o un resto de comida humana que no se quiere desperdiciar.

Para empezar es importante diferenciar entre alimento húmedo y alimento seco, siendo el primero superior al segundo en igualdad de condiciones. El motivo es que el alimento húmedo es un “alimento vivo”, pues su mayor contenido en agua mantiene vivas las células del producto y en ese estado contienen y aportan más nutrientes. Pero no todos los alimentos húmedos cumplen esta condición, pues una lata de paté para mascotas presenta los ingredientes triturados hasta el punto de haber destruido toda célula viva en su interior.

Entonces, ¿cuál es ese alimento húmedo de calidad superior a los demás? Pues por el razonamiento anterior se trata de los ingredientes de consumo humano que se adquieren en los supermercados, tales como legumbres, cereales, verduras, frutas, pescados, carnes, lácteos y huevo. Todos ellos preparados correctamente y bien mezclados constituyen la alimentación de más alta calidad que se puede proporcionar a un perro o un gato.

Dicho esto hay que dejar claro que la clave de que esos ingredientes sean beneficiosos y no perjudiciales para el organismo de un animal es su forma de preparación y presentación. La práctica habitual es dar a la mascota los restos de comida que sobran de la mesa, siendo una de las causas principales de enfermedad digestiva que puede requerir la intervención del veterinario.

¿Y por qué sucede esto? Porque las personas tienen la tendencia de transformar un alimento natural, sano y equilibrado en una comida poco saludable. Sólo una minoría es amante de la comida sencilla y poco procesada, pues lo habitual es que se rechace aquello que está soso o tiene poco sabor. Los platos humanos siempre buscan deleitar el paladar y los sentidos, siendo ese proceso perjudicial para el organismo a corto y largo plazo. Y esas sales, salsas, especias, saborizantes, colorantes y aromas añadidos a la comida son precisamente los que dañan la salud de las mascotas cuando se les ofrece lo que sobra de la mesa. Y a los humanos tampoco les beneficia, pero ese debate está fuera de los objetivos de ese artículo.

Por tanto, una mezcla equilibrada de ingredientes caseros y naturales proporciona todos los nutrientes necesarios a perros y gatos para que gocen de buena salud. Y estos platos de comida se deben preparar con el mínimo procesado, que suele ser el ablandamiento de los productos duros en agua hirivendo o al baño maría. La preparación a la plancha no siempre es apropiada y no se recomienda con la misma seguridad, pues el aceite usado aun en poca cantidad tiene el mismo efecto en el cuerpo que el de freír. Sólo el agua de cocción genera el mínimo de cambios aceptables en la composición nutricional de un alimento crudo, aunque los más estrictos podrían decir que la comida sin procesar de manera alguna sería la más completa. Y es cierto, pero no todos los animales toleran y aceptan igualmente las comidas crudas, además de que algunos ingredientes necesitan de la cocción para neutralizar ciertas sustancias que dificultan su digestión (ejemplos: enzimas del huevo y taninos de las verduras).

Con esta presentación, Vetenatura quiere enseñar a los propietarios de perros y gatos a preparar dietas caseras y naturales que son saludables y muy recomendables. Y por eso se publicará una receta cada semana, todas ellas hechas con ingredientes de consumo humano muy fáciles de conseguir. Se empezará con las comidas para animales sanos y posteriormente se abordarán las necesidades y restricciones específicas por enfermedades. Esperemos que esta iniciativa sea del agrado de todos.

Para terminar y a modo de resumen se enumeran a continuación los alimentos que se pueden ofrecer a una mascota en orden de mayor a menor calidad, siendo una ayuda para concienciarse de cuál es la mejor opción nutricional para perros y gatos:

– Comida casera formulada y mínimamente procesada mediante cocción con ingredientes naturales aptos para el consumo humano (aquí se pueden incluir las dietas caseras crudas toleradas y aceptadas).

– Comida deshidratada y completa para mascotas con ingredientes naturales aptos para el consumo humano.

– Comida enlatada húmeda y completa para mascotas con ingredientes naturales aptos para el consumo humano.

– Pienso completo y natural para mascotas con ingredientes aptos para el consumo humano.

– Comida casera no formulada y procesada que constituye un sobrante o excedente del consumo humano.

– Latas y piensos de baja calidad para mascotas elaborados con ingredientes no aptos para el consumo humano por ser los desperdicios de la industria alimentaria humana (aquí se encuentran la mayoría de alimentos habituales para perros y gatos).